Carta de Gabor Toth

Dear Mr. Espada

Please find this copy of a letter, of my wife to the Spanish Ambassador in Budapest, regarding Sanz Briz, containing some new datails on the legacy. The two Sanz Briz letter mentioned in the letter is available via me and Laszlo Sorg.

Sincerely Yours,

dr. Gabor Toth

Embajada de España
1067 Budapest, Eötvös utca 11/B.

Attn.: José Ángel López Jorrin, Embajador de España
Cópia: José Luis Rodríguez de Colmenares y Tascón, Segunda Jefatura

Excelentísimo Señor Embajador López Jorrin, 18 de septiembre de 2015

Haciendo referencia a nuestro encuentro en la exposición Sanz Briz, celebrada en el Festival Judío de Budapest, a donde fuimos con mi primo László Sorg, quisiera contarle algunos detalles personales.
(László es mi primo por tener un antecedente común Gusztáv Sacher, de procedencia de Galicia (hoy territorio polaco y ucranio) en aquel entonces pertenecía a la Monarchia Austro-Húngara. El descendente más famoso es su hijo István Bárczy (tomó su apellido de su madre por ser un nombre húngaro) que fue Alcalde y Alcalde Mayor de Budapest entre los años 1910-1919, luego fue Ministro de Justicia en el Gobierno Huszár.)

Permítame darle las gracias por la oportunidad de participar en La Exposición de Sanz Briz y agradecerle por los esfuerzos que ejercen con respecto a la inauguración de la calle Sanz Briz. Estoy agradecida a la predestinación, ya que estos eventos casuales abrieron las ventanas cerradas del pasado, y revelaron los secretos comunes de dos familias independientes, que en los años 1944-45 no tenían nada que ver uno con el otro, pero ya hoy día se unieron en la vida de mis hijos. Yo no sabía nada acerca de la historia de mi familia ni de la familia de mi esposo, lo que ahora se descubrió, por una parte mediante las cartas de Sanz Briz a Jenő Sorg, y por otra parte por las fotos recientemente aparecidas sobre Gastón y Elisabeth Tourné, y los esposos Zsigmond, de ellos hablaré en seguida. Sobre las cartas de Sanz Briz a Jenő Sorg me enteré de mi primo László en la exposición.

Después del evento yo y mi esposo, el dr Gábor Tóth, jurista y pintor, vimos la película sobre Perlasca, para profundizar nuestro conocimiento sobre ese período de la historia.

En la película hay una escena en la que el dr Zoltán Farkas, asesor jurídico de la Legación presenta a Perlasca para la señora Tourné secretaria de Ángel Sanz Briz, y su hijo Gaston, chófer y guardaespaldas y el mismo Sanz Briz. Al final de la película cuando el nombre de Gastón se oyó varias veces, surgieron en la mente de mi esposo algunos recuerdos de su primera infancia.

En sus recuerdos vio un caballero jovial que se llamaba Gastón, con un coche extraño tal vez un Simca, en una fiesta en los jardines de Csillaghegy (un barrio de jardínes de Budapest). Estaba seguro de este recuerdo debido al coche que en sí era muy raro en aquel tiempo, a mediados de los años 60 en Hungría, cuando él tenía 5-6 años de edad. La fiesta en el jardín fue celebrada por la señora Liz, tía del madre de mi esposo Aranka Nagy. El verdadero nombre de tía Liz es sra. Györgyné Zsigmond y su esposo el sr. György Zsigmond. Ellos tenían una pequeña casa de fin de semana allí. Gastón fue compañero de ajedrez del tío György, pues el tío era maestro de ajedrez. Estos son los recuerdos de mi esposo.

Después de ver la película llamamos a mi suegra por teléfono, preguntándole referente a los recuerdos. Ella los aprobó, incluso dijo que tenía dos fotos de esa época cuando el señor Gastón Tourné y su madre estaban allí en Csillaghegy y también en la casa de los Zsigmond en la calle Tátra de Budapest (distrito XIII, Újlipótváros). Le preguntamos a mi suegra qué era el trabajo del señor Gastón Tourné y ella contestó que trabajaba en una embajada. Al día siguiente visitamos a mi suegra quien me dio las dos fotos, en una de ellas señor Tourné juega al ajedrez con el tío György, en la otra se ve Gastón Tourné poniendo la mano en el hombro de su madre sra. Tourné, Liz y su hermana Karola (madre de Aranka), tía Liz está sentada y la abuela de mi esposo detrás.

Los antecedentes históricos de estas fotos pueden ser los siguientes: desde la década de 1930 György Zsigmond era un peluquero excelente, tenía una peluquería propia, unipersonal en la avenida Andrássy 54, en la manzana que es la misma esquina de calle Eötvös, o sea a sólo algunos metros de la Legación de España. Mientras la señora Györgyné Zsigmond, la tía Liz era una empleada de la cadena de comercio de alimentos „OMTK”, era jefa de una pequeña tienda unipersonal en la calle Tátra 12/b, distrito XIII. Vendían productos básicos como leche, pan etc. Este territorio más tarde se convirtió en el llamado “ghetto internacional”. Mi suegra Aranka fue alumna de un colegio de monjas, pero la escuela no se ha iniciado en el otoño de 1944, por lo que mi suegra vivió con la tía Liz y el tío György, como ellos a comparación de las circunstancias tenían alimentos abundantemente, hasta que la madre de Aranka era más pobre. (Originalmente mi suegra pasó sólo fines de semana y días festivos con ellos). Como tanto la tienda y la peluquería eran unipersonales, fueron ideales para la conspiración, ya que no estaba allí ningún ajeno que pudiera informar a los cruz flechados o las autoridades nazis de lo que estaba pasando allí. Así que esta tienda se convirtió en uno de los centros de abastecimiento para las casas protegidas. Lo que se refiere a las casas protegidas españolas, la tienda sirvió de atender a Gastón Tourné, como responsable de logística de las casas protegidas españolas. Mientras la peluquería sirvió para cambiar informaciones. Por otro lado mi suegra Aranka fue la mensajera de la tienda, ella tenía 13 años en 1944. Su deber era entregar paquetes pequeños de comida a las casas protegidas cercanas (calle Katona József y muelle Ferenc József, que hoy es muelle Belgrád). La actividad de la tienda fue peligrosa, porque el acaparamiento de mercancías (en alemán: Hortung) fue perseguido como delito, ya que estaba en vigor un sistema de abastecimiento racionado. La actividad de Aranka era de importancia vital porque a los habitantes de las casas protegidas les afectó el toque de queda, según recuerda solamente podían salir a comprar entre 11 y 13 horas. Más tarde esto era más difícil, por supuesto. Según la narración de mi suegra Aranka, ella no percibía de lo que estaba pasando en aquel entonces. Al mismo tiempo tiene recuerdos nebulosos sobre historias de horror del tío György, cuya peluquería estaba en la vecindad de no sólo la Legación de España, sino de la sede de los cruz flechados en la avenida Andrássy 60.

Según narración de Aranka y recuerdos de mi esposo que guarda sobre el carácter de tía Liz, su método psicológico era producir un comportamiento haciendo la ilusión de tiempos de paz. Ella estaba actuando como una actriz: en esta escena ella era la almacenera de la época de paz y en los clientes, quienes fueron perseguidos, trató de mantener la ilusión como si estuvieran en la época de paz. En este esfuerzo su sobrinita Aranka le sirvió de ayudante perfecta. De esa manera ella trató de calmar imperceptiblemente a sus amigos judíos y mediante esto también dominar su temor y el de su sobrina. Desde este punto de vista su actividad no era nada altruista, mejor fue una bondad natural. Por otro lado tía Liz tenía una apariencia de una reina, por lo que tenía el don de manipular los funcionarios, incluso a los carteros y a los oficiales. No obstante ni Liz, ni Aranka, ni tío György nunca se comportaron después como si hubieran tomado parte de la resistencia en el tiempo del holocausto, pues estos recuerdos y reliquias sólo ahora aparecieron cuando mi marido dr Tóth oyó el nombre de „Gastón” en la película mencionada.

Así que como podemos ver en este breve recuerdo, se plasma el imagen de las personas nacionales quienes constituyeron la segunda línea detrás del fondo de los equipos de rescate de diplomáticos extranjeros. Esta segunda línea históricamente sin rostro e invisible constituyó el interior del país, que sirvió las necesidades para los protegidos, como por ejemplo alimentos, medicinas, combustibles etc. Esta segunda línea fue empleada en el trabajo de los diplomáticos generosos y valientes como Sanz Briz, quienes casi milagrosamente tuvieron la oportunidad política para otorgar protección legal a los perseguidos.

Estoy convencida de que Ángel Sanz Briz – nomen est omen – era un ángel de Dios, que pudo representar no sólo a España en Hungría, pero a los perseguidos húngaros también en su propia tierra.

Hemos leído en el internet el informe de Sanz Briz que había enviado desde Bern el 14 de diciembre de 1944. Asimismo demuestran su bondad humana las dos cartas que escribió en los últimos momentos para despedirse de Jenő Sorg, antes que se viajara a Suiza debido las reacciones imprevisibles de los rusos. Lamentablemente dr Zoltán Farkas fue victima de los acontecimientos del sitio.

Otro aspecto de la bondad de Sanz Briz es que tiene un efecto a largo plazo. A pesar de que ni yo, ni mi marido vivíamos en aquellos tiempos, y mi primo László Sorg tenía cuatro años, la espiritualidad española penetra en nuestra familia. Con mi primo László nos encontramos en 2010 por primera vez. Él creció en Argentina, luego trabajó en los Estados Unidos y muchos años en Barcelona España, hablando español perfectamente. Yo misma crecí en Cuba con mis padres y hermanos, hablo español perfectamente, trabajé y colaboro para dos misiones latinoamericanas, además trabajo para movimientos eclesiásticos de América Latina. Mi hija Alma estudiando en una universidad de Barcelona también tuvo la suerte de aprender el castellano. La madre de mi esposo Aranka ya de mayor fue jefa de tiendas grandes de alimentos, eso fue trabajo en toda su vida.

La actividad de salvación de judíos de Sanz Briz, los Tourné, dr Zoltán Farkas, y de la “segunda línea” Aranka, tía Liz, tío György, aparecieron por alguna vía mística en la vida de mi esposo dr Tóth también, como él también es un jurista y artista como Farkas.

Adjunto las fotos que mencioné.

Quedo con mis más distinguidos saludos,

Anikó Polcz