arxiu obert

1 gener 1989

La muerte de Ángel Voces Lera

Filed under: Cartas — Armand @ 10:01

Año 1988. Carta del pobre Ángel a la prensa:

Mis últimos temas por resolver: que hagan lo posible de ayudar a todos muchos que están pasando muy malos momentos en esta vida y que quieren algo para no hacer mal a otros que es ya muy triste hablar y después nada. Bueno, señor Director, quizá en otro tiempo piense en otros temas. Ahora hay que hablar mucho sobre el tema del Sida, antes de que muchos lleguen tarde. No es por mí solo sino por muchas familias inocentes que están quejándose sobre si hay o no hay ayuda. Me despido. My name: Ángel.

Carta de Ricardo Churruca
Domingo 8 de enero de 1989
(Copia para Armand de Fluviá)
A la Dirección del Hospital de la Cruz Roja de Barcelona.

En mi grave situación de soledad y falta de colaboración por parte de Sanidad, Ayuntamiento, etc., se han hecho varias copias de esta carta, en caso de que el paciente muera o se quede en la calle. Esta última carta de súplica a la dirección del Hospital de la Cruz Roja.

El paciente gravemente enfermo Ángel Voces Lera, disminuído psíquico y en lamentable estado de nervios, como es natural, dada la situación, hice todo lo que pude completamente solo, sin ayuda de nadie. Habiendo llegado al límite de todas mis posibilidades, pido en esta última carta al Hospital que han tenido a este tan desgraciado paciente sin familia, sin medios, etc., que se encarguen de él y al menos le busquen un techo y ayuden a sacarlo del hospital, ya que para vergüenza de Barcelona, no hay por lo visto, lugar para estos enfermos y ustedes necesitan camas y no son residencias. Dejo por tanto en sus manos este asunto. Ustedes si quieren pueden hacer mucho más que yo, como pobre particular. Hablen con el Conseller de Sanitat o con quienes puedan. Yo más no puedo hacer. De encontrar una solución saben que salvan un ser humano. Si ustedes necesitan camas tienen una asistenta social y puede colaborar. Existe Cáritas, existe Conseller de Sanidad, etc., ¿para qué están?
SA: Dejo al pobre Ángel en sus manos.
Ricardo Churruca Colón de Carvajal

Carta de Ricardo Churruca, 1989
Te deso un feliz año nuevo. Yo he pasado muy tristes días. La muerte del pobre «hijo mío» Ángel me ha dejado un vacío, aunque murió como él quería, en un hospital y sin sufrir. Sí sufrió muchísimo durante tres años. Las fotos te hablarán mejor que yo. Mucho te quiere, Ricardo.



Powered by WordPress