arxiu obert

30 abril 1988

Ha cambiado la tortilla

Filed under: Cartas — Armand @ 9:29



Carta de Ricardo Churruca a Armand, 30-4-1988

Querido amic,
Te felicito por tu actuación en la tele el otro día, ¡muy valiente! Pensar que antes me decías «¡Cómo eres, Ricardo!» y ahora te despiertas tú? «¡Cómo eres!», me toca a mí decirte. Ha cambiado la tortilla y también todo en este país en el que cada día me encuentro más extranjero y lejos.

Hoy estuve en el funeral de tía Blanca Morenés y Carvajal, que era prima hermana de mamá. Su madre era hermana de mi abuelo asesinado, Manuel Carvajal, marqués de Aguilafuente, duque consorte de la Vega. La madre de esta señora era la condesa del asalto, la tía Marieta, como la llamaban, pues se volvió muy catalana y vivió siempre en Tarragona. Yo nunca la conocí. Una vergüenza, siendo hermana de mi abuelo, pero mamá no quería mucho a sus tías paternas. En fin, la pobre dicen que tenía la enfermedad de Alzheimer, que tuvo Rita Hayworth y solo tenía 73.

Ha sido en la iglesia de Santa Gema, y estaba llena de gente conocida. Vi a Félix Castelldosrius hecho un verdadero fantasma, con todo el pelo blanco, sin recortar. ¡Qué horror! Cómo estaba el grande de España. ¡Qué triste ser viejo! En cambio, cómo se mantiene Lolín Sanllehy, conde de Caldas de Montbuí, con sus 93 años, fino, elegante, derecho, etc. ¡Admirable! Yo me sentí muy deprimido porque todo era recordar los funerales de mi pobre hermano.

Tía Mercedes está dando un preocupante bajón, ya sabes como abogado, no tengo derecho a subrogación y cuando ella falte me quedo en la calle, y te imaginas, ¡tal como están los alquileres! Créeme Armando, vivo angustiado. Ya me voy desahaciendo de varias cosas: libros, ópera, discoteca preciosa que traje de Frankfurt y que ya no tengo los ánimos de escuchar. En fin. He leído que te comentan muy favorablemente y te mando también este chico para levantarte ánimos. El pobre Ángel sigue mal aunque el médico me dice no le ha salido la enfermedad, no se ha desarrollado, pero da muchísima pena verlo, tan fuerte como era y ahora con frecuentes fiebres altas de hasta 40º sin que le ingresen, sin una sola residencia en Barcelona. Es una vergüenza esta ciudad y este país y la persona que lo tiene ya no lo quiere más y se comprende: lleva ya más de un año en ese piso. No puede continuar más allí. En fin, Armando, ¿dónde irá este pobre infeliz con lo que tiene encima? Y menos mal que le he conseguido una pequeña paga de 17.000 al mes, como minusválido sin familia ni medios. Pero ¿qué es eso hoy día?

Ya sabes que yo te quiero mucho y espero que tu madre mejore. En fin, estas fotos es la última que me hice con el pobre José María. ¡Cómo se ha deshecho mi numerosa familia! Ah, ha sido horrible. Cuando mi tía falte quedaré como único superviviente de aquellos Churruca Colón de la Villa Mercedes que tú bien sabes qué maravilla era todo aquel mundo.

Armando, a ver si un día llamas a este solitario, harás una obra de caridad. Yo estoy casi siempre a la hora del telediario y los sábados me quedo hasta las seis de la tarde.
Mucho te quiere,
Ricardo

Powered by WordPress