arxiu obert

20 agost 1962

Creo preferible dejar esto nuestro

Filed under: Cartas — Armand @ 15:47





Carta de Jueni López de Lamadrid, 20-08-1962: Armando querido. No sabes lo hecha polvo que estoy al escribirte esta carta, pues aún sin quererlo te voy a hacer daño y, como comprenderás, siento tener que hacértelo precisamente a ti: quiero decirte con toda franqueza que creo preferible dejar esto nuestro, pues no me veo ni con ánimos ni con suficiente entereza para aguantar todas las consecuencias. Tengo un carácter demasiado sensible, y ya en este momento en que aún nadie sabe nada, estoy con los nervios destrozados, de un humor pésimo, en fin, inaguantable, y así no se puede ser feliz ni hacer feliz a nadie. Te extrañará que así de repente te diga todo esto, pero ya llevo tiempo pensándolo sin decidirme a hacerlo, pues duele horrores decidir una cosa así cuando quieres a una persona. Por favor no me escribas más por ahora. Sé lo que hago y estoy decidida. Gracias, Armando, por todo lo que has hecho por mí. Espero que sabrás comprenderme y así perdonarme. Mil abrazos, Jueni.



Carta de Armand a Jueni López de Lamadrid: Has hecho de mí el ser más desgraciado. Ya nada tiene aliciente para mí. Me limitaré a vegetar, a dejarme vivir. Dios te perdone como yo lo hago y te doy gracias por los ratos maravillosos que me has proporcionado y por las esperanzas y sueños que contigo había planeado. Te quiere enormemente, Armand. PD: creo que no debiste nunca decírselo a Maribel [López de Lamdarid].

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.




Carta de Antonio Sáenz de los Terreros, Balneario de Ormaiztegui, 28-07-1962: (…) Vine para acá el lunes 23. Mi padre vino antes, pero yo me quedé solo haciendo algo de obra en nuestra casa de Madrid. Estuve de «Rodríguez» y lo aproveché. He vivido momentos intensos de ilusión que me han venido muy bien. Removí un poco en las brasas que quedaban del pasado y salió un fuego delicioso.

Powered by WordPress