arxiu obert

3 juliol 1958

Me’n havia anat de casa

Filed under: Cartas — Armand @ 16:17






Diari íntim, 3-07-1958: Aquesta nit he assistit al sopar d’homenatge al senyor Coll i Alentorn.

Diari íntim, 20-07-1958: He anat a l’Arxiu i després he berenat amb n’Eusebi i na Lluïsa Güell i els Castelldosrius.

Carta de Ricardo Churruca, 21-07-1958:

Querido Armando de Fluviá, muchas gracias por tu amable carta que acabo de recibir. Me dices en ella que has hecho unos ejercicios y que te impresionó lo que allí se dice sobre el perdón. Dices en tu carta: «Hice el propósito de que al salir lo primero que haría es perdonar a todas las personas que me han hecho daño y olvidar el motivo por el que me enfadé.» Yo te contesto ahora. Primero: no necesitas perdonarme porque no he cometido ningún delito ni ninguna bajeza de las que ya sé pensaste y divulgaste sobre mí. Cumplí con mi deber de español y seguiré cumpliendo este deber lo mismo que persiguiendo todo aquello que yo crea en perjuicio contra los sanos ideales del régimen. Soy completamente ajeno al daño que te hayan podido causar, de ello no me siento culpable sino que tú mismo con tus absurdas ideas y algunos otros antiespañoles que te siguen. No te hice ningún mal, todo lo contrario. Me parece indigno de ti que te olvides de mis advertencias, ¡tantas veces que lo hacía por tu bien! Y me pagaste sin hacerme ningún caso. ¡¿Cómo, pues, te extrañó que te metieran en donde te metieron!? Obrasteis con una cobardía vergonzosa y muchos me negaron el saludo pero a la cara nadie se atrevió a decirme nada ni a pedirme una explicación. Solamente Félix demostró ser un caballero de dar la cara y escucharme. Si tan furiosos y tantas cosas indignas pensábais de mí ¿por qué os escondíais? Antes de juzgar los actos de alguien hay que juzgar los motivos. Claro, que comprenderás que cada vez me importan menos esas gentes y desde el momento que pensaron lo que pensaron soy yo el que me rebajaría si les volviera a tratar. Si queríais aseguraros sobre los malos pensamientos que sobre mi teníais no creo que sea muy honorable a tu edad el haber estado detenido por rojo y antiespañol pero, en fin, aquellos que opinan como tú consideraran que aquello fue un acto de egoísmo.



Carta d’Armand a Félix Güell, 28-07-1958:

Fui a comer con papá y se lo conté todo de pe a pa. Mis angustias, todo lo de mamá. El hombre se indignó y me dijo que desde luego no debía volver allí, a pesar de que a él le iba fatal ahora, pero comprendía que yo allí no podía estar y dijo que me fuera con él un mes a Bañolas para así tranquilizarme y que luego ya nos arreglaríamos.

Luego me contó toda la historia de su lío, el último. Resulta que ella era 20 años más joven que él y es una soprano rusa. Él dijo que la gente que actúa mal son los que mejor lo pasan y yo le dije que no lo creyera, que en el fondo no eran nada felices y me dio la razón y me contó todo. Desde luego, cada vez comprendo que de carácter soy muy igual a él. Por la tarde me confesé. Luego pensé mucho y decidí hacer una cosa: cuando llegara mamá me encontraría en casa y le diría: desde luego, he visto hasta dónde llega tu orgullo y tu amor propio y lo poco que te importó el que me fuera pero esto no importa, es aparte, he decidido quedarme y por lo tanto seré bueno, correcto y respetuoso. El motivo no lo sabrá, pues solo lo sabrán papá y Félix. Y así lo hice. Créeme que me costó. Y dijo que bueno y nada más. Como si no hubiera pasado nada. Lo he hecho por lo siguiente: desde luego irme puedo hacerlo cuando quiera. Si me voy ya no habrá remedio. En cambio quedándome siempre queda la esperanza de que mamá se arrepienta algo de su modo de obrar y con respecto a lo otro, siempre puedo hacer más quedándome en casa que fuera. Imagínala después de casada Roser y sin estar yo. ¿Qué te parece?, ¿he obrado bien? ¿Qué me hubieras aconsejado? Desde luego papá decía que no volviera y le conté estos motivos y me dijo que hiciera lo que quisiera pero que de este modo sería claudicar de lo que le había jurado a mamá y que ya no me creería y me tomaría el pelo. Acabo de ir a Cortés [el fotògraf Fernando Cortés Villavecchia] pero aún no ha tirado los negativos.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.


Powered by WordPress