arxiu obert

8 febrer 1965

Gonzalo (III)

Filed under: Esplais de mon cor — Armand @ 15:44

Esplais de Mon Cor: 8-2-65:

Leo que el amor es un conjunto de afectos, cariño, amistad, consideración y comprensión. Es un sentimiento que hace sufrir, llorar, gozar o morir, pensando este morir como la muerte lenta de las ilusiones. Mi amor es un largo y constante sufrimiento. Sufro porque el objeto de mi amor es ya insensible a todo lo que de mí pueda llegarle. Sufro porque le veo en mis pensamientos amando a otro, a otro que no es yo. Ya no me siento amado, ya no me siento vivido en otro. Mis ansias no encuentran el consolador, confortable eco que dejaba todo mi ser en una maravillosa lasitud. Sé que no volveré a amar nunca más. No quiero amar otra vez. Estoy muerto por dentro. Un amor sin esperanza, estéril, me va consumiendo el alma poco a poco.

Me horroriza la idea de que pueda depositar mi amor en otro ser alguna vez porque creo imposible un amor duradero y mutuo. Niego su existencia porque el amor me ha tracionado. Me siento fracasado porque no he sabido retener el amor que me hubiera hecho feliz, que hubiera hecho sentirme plenamente hombre. Aquel cuerpo que fue mío y al que yo pertenecía, aquel cuerpo al que tantas veces había querido fundir con el mío es de otro. Vibra por unirse a otro que no es el mío y el mío vaga errante como un sonámbulo intentando un vano consuelo en moradas extranjeras con las que no logra encajar porque existe un único molde que ahora es ya inaccesible. Cuando descubrí mi amor por el ser que decía amarme éste había ya dejado de vibrar por mí. Aquel equilibrio necesario no logró crearse, imposibilitando un amor que estoy seguro hubiera sido inmarcesible. No quiero enamorarme nunca más porque traicionaría al AMOR, porque quiero dar testimonio de él, pero al pensar esto pienso también que quizá me estoy engañando. ¿Es que puedo hablar de amor en este caso? Porque ¿no es el amor un halo mágico que une a dos seres que se sienten unidos por unas mismas sensaciones? Entonces, ¿puede realmente hablarse de amor cuando este halo no existe, cuando la vibración no produce un eco? Cuando eso ocurre, que es muy a menudo, recibe un nombre: amor platónico, es una especie de amor adjetivado, es una enfermedad anímica porque destroza paulatinamente el ser cuando era realmente auténtico e incluso puede llegar a aniquilarlo. Me pregunto por qué no me ocurrirá a mí aquello que tanto me emociona en algunas novelas o películas que he leído o visto: dos seres se aman pero un día uno falla y abandona al otro. Se va con otro, pero acaba por ver y comprender que realmente al que amaba era al primero y al cabo de un cierto tiempo vuelve al ser que abandonó y que le ha esperado siempre porque el amor que sentían era tan auténtico que ha acabado imponiéndose a las falsas imágenes. ¿Me ocurrirá a mí? Sinceramente no lo creo. Sería algo demasiado maravilloso. Y entonces hubiera valido la pena sufrir, el llorar y el desesperar porque al fin podría dar testimionio de que sí, de que existe el verdadero amor entre dos seres humanos.

A ti, cuerpo amado, dedico todos mis momentos no ocupados por una buscada actividad que es la única que logra retrasar esta muerte lenta que siento en mi alma. Me gustaba hundir mis dedos en tus rizados cabellos, me gustaba cosquillear tus orejas y tus párpados con mi lengua y mis labios, que gastaban tus mejillas y rozaban tu frente. Me divertía soplar con mi boca cubriendo tu nariz y recorrer todo tu cuerpo con mis palmas y mi boca. Cuando llegábamos juntos al goce supremo y susurrabas que me querías y yo te creía. Cuando, en fin, entraba en ti y mi dicha era suprema porque veía que tú gozabas con el placer que yo te daba y que pienso ahora ya no podré darte nunca más porque antes que buscarlo de nuevo en mí preferirías pasar por toda la humanidad. Dime, vida mía, ¿es que en realidad tienes alma? ¿Por qué has olvidado ya todo lo bueno que hubo entre nosotros y recuerdas únicamente lo malo que existe siempre? No nos queramos engañar, porque el amor está hecho también de estas cosas malas pero unidas a las buenas, nunca solas. ¿Tienes alma? Porque donde no hay alma no se puede esperar la grandeza de un amor verdadero. Procuraré que mi único consuelo sea este pensamiento: tal vez el más bello amor sea sin esperanza y el que no se pueda ya confesar más. Cuidate AMOR, medita y si esposible vuelve a mí. No puedo desearte que seas feliz sentimentalmente porque sería absurdo. Si te deseara esto es que en realidad no estaría enamorado de ti.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Older Posts »

Powered by WordPress